Okuninushi by Perichole Monchole (Perichole Monchole) & Dumaker (Dumaker)
Expression 15.0: Arkhaía - View other expressions
© All rights are reserved to the respective artist. Do not copy or redistribute the art.
n.39 of 46
"Okuninushi, descendiente de Susano, tenía ochenta hermanos y todos ellos querían casarse con la misma princesa, Ya-gami-hime, de Inaba. Un día, los ochenta hermanos partieron hacia Inaba para ver quién se casaba con la princesa.

Okuninushi les seguía. Los 80, durante su viaje, se encontraron con un conejo despellejado que lloraba porque padecía grandes dolores. Le dijeron que recuperaría su piel si se bañaba en agua salada, pero esto solo hizo que el pobre conejo empeorara y sufriera más. Los 80 hermanos se marcharon ignorándole, cuando Okuninushi llegó y se encontró al conejito pelado, quiso saber su historia. El conejo se la contó.

Había estado en la isla de Oki y quería cruzar el mar hasta Izumo, pero no había puente, de manera que engañó a un grupo de cocodrilos ( en otras versiones son tiburones) para que se colocaran en fila y poder pasar sobre ellos a manera de puente, a cambio del favor, el conejo contaría uno a uno a los cocodrilos, de un extremo al otro, porque ellos no sabían contar, y les diría el número exacto de ellos, para que así supieran si ellos eran más numerosos que los seres del mar. Pero el conejo mentía, tampoco sabía contar, y se lo confesó a los cocodrilos antes de llegar a la orilla. Éstos, enfadados, lo despellejaron.

Okuninushi dijo al conejo que para recuperar su piel, buscara las aguas limpias del río y se lavara en ellas, después, tenía que revolcarse sobre el polen de una hierba llamada kama. Así lo hizo el conejo y volvió a crecerle su bonita y blanca piel. El conejo era realmente un dios menor ( uno de los 800 que había), y en agradecimiento, le concedió la mano de la princesa. Los ochenta hermanos se enfadaron, y comenzaron una serie de guerras, en cuyas peleas siempre ganaba Okuninushi, que llevaron Izumo a la anarquía, y que constituyen el resto de relatos del Ciclo, que acaba cuando la diosa del sol, Amaterasu, soluciona el problema, concediendo a Okuninashi un lugar entre las deidades veneradas en Izumo, donde se encuentra el segundo santuario sintoísta más importante (el primero está en Ise)."